new york

En el informe del último trimestre de 2019 os comentaba que a pesar del excelente rendimiento obtenido en el pasado año (+22%), estábamos cautos y en niveles de liquidez cercanos al 20%, jamás visto en STRESCB INVESTMENTS, gracias a que realizamos plusvalías de compañías que estaban a múltiplos exigentes. Todo ello, nos ha ido muy bien de cara a afrontar las caídas de los mercados durante este primer trimestre.

Incremento de posiciones en compañías en cartera:

Cuando los mercados chinos corrigieron por el inicio de la pandemia del COVID-19 en Wuhan, aprovechamos las caídas para incrementar nuestra posición en compañías tecnológicas y de comercio online chinas como ALIBABA; TENCENT; JD.COM; MEITUAN DIANPING; BAOZUN; MOMO y BAIDU que, dada la peculiaridad de confinamiento de la población para evitar el contagio, se han comportado muy por encima del mercado y nos han aportado y seguirán aportando rentabilidad a nuestra cartera.

Asimismo, también reforzamos la inversión en compañías tecnológicas norteamericanas que ya tenemos en cartera como AMAZON, GOOGLE y FACEBOOK, sin dejar de lado a compañías sobrevendidas tradicionales que ya tenemos en cartera como COCA-COLA. También reforzamos nuestra ya importante inversión en GRIFOLS, una compañía que ha contribuido enormemente a la estabilidad de la cartera por su carácter defensivo, junto a la norteamericana de supermercados WAL MART.

Nuevas posiciones en cartera:

Hemos dado entrada a las compañías norteamericanas ALEXION, sobre enfermedades raras, y la compañía de entretenimiento DISCOVERY.

Nos ha ayudado a obtener ese diferencial positivo de la cartera de STRESCB respecto a las caídas del resto de los mercados el no tener aerolíneas, empresas turísticas y como siempre, evitar el sector bancario del que tenemos una inversión irrelevante. Nuestra exposición al sector energético fue por suerte drásticamente disminuida el año pasado y con las enormes caídas sufridas en compañías petroleras como REPSOL y TOTAL durante este trimestre, hemos aprovechado las mismas para reinvertir en ellas.

Por otro lado, liquidamos nuestra inversión a principios de año en máximos y antes de que se produjera la corrección de los mercados por la crisis del coronavirus, en las siguientes compañías:

La compañía francesa INGENICO (desde 2016 en cartera, con una rentabilidad del 79%); y en la compañía de retail de lujo inglesa BURBERRY, (desde 2016 en cartera, con una rentabilidad del 92,2%).

Ya en los inicios de la crisis salieron de la cartera:

La compañía familiar italiana de lujo MONCLER, (desde 2016 en cartera, con una rentabilidad del 73,25%); SONAE (desde 2011 en cartera; rentabilidad del 13%) afectada fuertemente por la crisis del coronavirus debido a que posee un tipo de negocio retail y de grandes superficies comerciales; y finalmente, la compañía japonesa NINTENDO, con una rentabilidad más justa (desde 2016 en cartera, rentabilidad del 25,5%), pero que a pesar de la actual crisis cotiza en máximos.

Tanto en SONAE como NINTENDO desinvertimos para invertir en otras compañías con mayor recorrido.